La ortodoncia lingual es una técnica que consiste en colocar los brackets en la cara interior de los dientes, que se conoce como cara lingual (de ahí el nombre). Con ello se consigue una ortodoncia que no se ve y, por lo tanto, una apariencia mucho más estética, por lo que son la solución perfecta para aquellos que quieran alinear sus dientes sin que se note que se están sometiendo a un tratamiento de ortodoncia.

Para la realización de un tratamiento de ortodoncia lingual se utilizan brackets metálicos o de zafiro. Sin embargo, hay una diferencia con la ortodoncia tradicional: los brackets están hechos a medida, no están estandarizados para que sean mucho más cómodos de llevar.

Beneficios de la ortodoncia lingual

La ortodoncia lingual no requiere más tiempo de lo normal para acabar con la maloclusión dental, que es la mala alineación de los dientes en la boca. Por lo tanto, se consigue el mismo resultado que con una ortodoncia tradicional pero con la ventaja de que es prácticamente invisible. Podrás conseguir una sonrisa perfecta a cualquier edad.

Por otro lado, los cambios y las mejoras en la alineación de tus dientes se notarán desde el primer momento gracias a la ortodoncia lingual. El motivo principal es que los brackets tradicionales no interferirán en la visión que tienen los demás de tu sonrisa, sino que la verán limpia y despejada a pesar de que estés sometiéndote a un tratamiento de ortodoncia. Anímate a probarla y disfruta de todas las ventajas de la ortodoncia lingual.


¿Necesitas ayuda?

Contacta ahora con tu clínica más cercana y resolverán tus dudas al instante.

¿Conoces las ventajas de la Tarjeta Caredent? Descúbrelas ahora