Blog

¿Porque los niños pueden necesitar un mantenedor de espacio?



En muchos casos los niños pueden perder los dientes a temprana edad, bien sea un diente de leche (temporales),
o como consecuencia de una caries dental, en cualquiera de los casos, necesitarían un mantenedor de espacio, es de gran importancia
conocer los beneficios de este aparato y como podría repercutir en la salud bucal de su hijo.

¿Qué es un mantenedor de espacio?

Es un aparato elaborado por el dentista u ortodoncista , tomando como referencia las medidas de la cavidad bucal del paciente,
hecho en un material acrílico o incluso  metálico. Estos pueden ser removibles o fijos.

Su función es vigilar y mantener el espacio abierto para la erupción del diente permanente, permitiendo que llegue
a su lugar sin problemas.
Esto se debe a que la dentición primaria o dientes de leche sirven como guías a los dientes permanentes que pronto
erupcionarán, y cuando se produce la pérdida temprana de uno de estos, los dientes permanentes pierden su patrón de seguimiento y moverse incorrectamente,
lo cual podría requerir  un futuro  tratamiento de ortodoncia.

No en todos los casos debe utilizarse un mantenedor de espacio, sin embargo su dentista determinará si es necesario
luego de un diagnóstico pertinente.

Tipos de mantenedores de espacio

Hay dos tipos de mantenedores de espacio para los más pequeños, removibles y fijos.

  1. Removibles – Los mantenedores de espacio removibles son muy parecidos a los conocidos aparatos de ortodoncia
    y estos suelen estar hechos de acrílico. En la mayoría de los casos, puede incorporarse a el mantenedor de espacio un diente artificial
    para sustituir un espacio que tiene que permanecer abierto para el diente que no ha erupcionado.
  1. Fijos – Son aquellos que van cementados en las estructuras vecinas al espacio que se quiere mantener , y existen
    varios subtipos según el diagnóstico del paciente infantil.

Uso del mantenedor de espacio

Cuando ya se haya elaborado el mantenedor de espacio, al niño le tomará algunos días acostumbrarse al aparato,
ya sea removible o fijo. El odontólogo debe supervisar con el niño y su representante  la forma correcta de la higiene y/o limpiza del mantenedor de espacio,
para mantener una correcta higiene bucal, con encías sanas y piezas dentarias libres de placa.

El profesional odontólogo debe hacer un seguimiento regular , para evaluar la evolución del tratamiento, y continuar acudiendo a limpiezas profesionales cada 6 meses como mínimo.


¿Conoces las ventajas de la Tarjeta Caredent? Descúbrelas ahora