Blog

La mejor forma de mantener un buen cepillado dental



Como bien sabemos el cepillado dental  pertenece a los hábitos de higiene que tenemos diariamente en nuestro cuidado personal, sin embargo muchas veces somos inconscientes de ello y lo hacemos casi de forma automática, sin saber si está bien o mal; por lo general, siempre con prisa y sin tener  cuidado y precaución  durante la aplicación de la técnica de cepillado.

¿Cuántas veces al día debemos cepillarnos?

Lo ideal es 3 veces al día (preferiblemente después de cada comida), es recomendable hacerlo 30 minutos después de comer, y durante al menos 4 minutos.

Además de esto , otro tema importante a resaltar es la fuerza o intensidad con la que realizamos el cepillado dental, muchas personas equivocadamente consideran que mientras más fuerte sean cepillados los dientes,  obtendremos una mejor higiene bucal, y esto por el contrario es contraproducente , pues cuando aplicamos un nivel de fuerza muy alto (muchas veces inconscientemente), estamos lesionando las encías y por lo tanto provocando una futura retracción gingival (la encía se retrae, y pone al descubierto el cuello de los dientes), esto produciría mucha sensibilidad dental, sobre todo ante la ingesta de bebidas frías.

Un correcto cepillado dental debe basarse en una correcta “técnica”, de lo contrario no conseguiríamos una limpieza profunda, invirtiendo al menos 4 minutos para lograr una mejor higiene, y nunca olvidando el cepillado de la lengua, además de saber utilizar una fuerza moderada evitando hacer daño a  las encías.

Cuidado del cepillo de dientes

En primer lugar hay que tener en cuenta que a pesar de estar en permanente contacto con el agua, nuestro cepillo de dientes, pueden vivir gérmenes, bacterias, e incluso hongos durante meses.

Una vez conocido este dato, aunque resulta lógico, la primera medida es no compartir nunca nuestro cepillo de dientes. Ni si quiera con nuestra pareja no se trata de ser más o menos escrupulosos sino de nuestra salud dental, un intercambio de fluidos puede generar una infección fácilmente.

Además siempre que acabemos nuestro cepillado es fundamental enjuagarlo concienzudamente y dejarlo secar. No basta con darle agua de pasada. También es importante, una vez en semana sumergir el cepillo en algún enjuague bucal a base de alcohol durante unos minutos. Eliminará todas las bacterias que puedan vivir en nuestro cepillo.

Por último aunque muchas personas pueden tener su cepillo durante años. Es necesario conocer que la vida útil de nuestro cepillo nunca debería pasar de 4 meses, siendo más recomendable cambiar nuestro cepillo cada 3 meses. Incluso si hemos estado enfermos, con alguna enfermedad infecciosa como la gripe, es recomendable deshacerte de tu cepillo para evitar recaer en la enfermedad, puesto que existe la posibilidad que nuestro cepillo haya sido infectado en un cepillado durante el tiempo que hemos estado enfermos.

 

Para completar una mejor higiene bucal, en Clínicas Caredent, recomendamos utilizar seda dental para eliminar todos esos restos de alimentos que suelen acumularse en la zona interproximal de los dientes, y a las que el cepillo dental le es difícil acceder, además una vez limpios los dientes, el uso de un enjuague bucal,  dará como resultado un aliento más fresco durante el día.


¿Conoces las ventajas de la Tarjeta Caredent? Descúbrelas ahora